Carta Natal de Félix Rodríguez de la Fuente: El hombre que convivió con los lobos y su filosofía naturalista

Nació en un pueblo de Burgos, Poza de la Sal, el 14 de Marzo de 1928, a las 13:00 horas (según fuentes familiares). Fue licenciado en medicina y autodidacta en Biología, su primera gran serie televisiva fue “Planeta azul” entre 1970 y 1974. También colaboró en programas de radio como “La Aventura de la vida “, “ Planeta agua” y “Objetivo: salvar la naturaleza.” Una de sus grandes pasiones fue  la defensa del “Lobo”, animal que estaba en peligro de extinción.  En una entrevista se le oyó decir que los hombres éramos también depredadores, al igual que el lobo,  pero más bien depredadores sociales. Dicen que el lobo ibérico debe su existencia a este hombre, que invirtió todos sus esfuerzos a proteger a este animal, al igual que al lince, al águila, al oso pardo, al macho montés y a sus queridos halcones.

Su serie de televisión más famosa” El hombre y la tierra” nos cautivó a todos, siendo un referente mundial y transmitiéndonos imágenes inéditas del comportamiento de los  animales en plena naturaleza. Los niños de este país lo llamábamos “el amigo Félix “y fue quien nos contagió esa forma tan particular de amar la naturaleza y los animales.

Murió en accidente de avioneta  el 14 de marzo de 1980, a las 12:30 horas en Shaktoolik ( Alaska ). Justo antes de montarse en la avioneta había exclamado ¡qué lugar más hermoso para morir! Estaba rodando la mítica carrera de trineos tirados por perros, y lo hizo el día de su cumpleaños, aunque, realmente, la revolución solar de 1980 (RS es el momento en el que el Sol llega al mismo punto de nacimiento cada año, es la técnica que se suele hacer para hacer las previsiones anuales) ocurrió un poco antes, el 13 de Marzo a las 16:47 hora local de Alaska.

Y su voz, no la hemos olvidado, sigue ahí, en nuestro subconsciente tal y como era.  Poca gente es capaz de hacer mantener tan vivo el recuerdo de su voz en muchos de nosotros. En fin, esto es a grandes pinceladas la figura de este hombre, cuyas imágenes de esas series de televisión tenemos gravadas en nuestra mente, al igual que su voz.

Poca gente sabe su particular filosofía, decía que  el hombre ideal era el que había vivido en el paleolítico superior y que la llegada del Neolítico nos había llevado al abuso de otras especies. Su filosofía de vida era aspirar a un mundo donde el hombre pudiese vivir plenamente en armonía con la naturaleza y consigo mismo. Era un hombre que transmitiría, mediante su palabra, el conocimiento a través de la empatía y la universalidad, es lo que se podría llamar hoy como  “ humanismo vitalista”  (según indica la Wikipedia de forma literal).

Y ahora observaremos a este hombre desde el prisma astrológico, aquí su carta:

Observemos dónde está esa conexión tan especial con los animales en esta carta:

La casa que nos habla de los animales es la casa 6. Así, “ el libro Complido de los Juicios de las estrellas” ( libro que compila el saber del árabe  Abel Ragel, astrólogo del siglo XI, y que fue por primera vez traducido 200 años más  tarde, en el siglo XIII,  gracias al interés del rey Alfonso X  El Sabio )  dice en su página 133 “ la casa 6 significa las enfermedades y lo que las origina, las lesiones de los miembros, los cautivos, siervos y siervas, las traiciones y maleficios, los traslados de un lugar a otro, los animales , los enemigos, la redención de los cautivos, las manchas del cuerpo y las formas de descubrir los miedos y las afrentas“. También indica en la misma página que el 3º regente de la triplicidad del signo situado en la casa 6, significaría a las bestias y los ganados. 

Pues bien, la casa 6 de esta natividad  (que dicho sea de paso, la acepción moderna de esa casa también es el trabajo, entendido como rutina, hábito, costumbre) comienza a 19º03´de Sagitario, signo denominado humano en su 1º mitad (primeros 15º) y animal en su 2ª mitad (restantes 15º). Es un signo de fuego, por lo que los 3 regentes de su triplicidad (que son los mismos para todos los signos de fuego en cartas diurnas, con el Sol por encima del horizonte) son Sol, Júpiter y Saturno. Así que en este caso el 3º regente, Saturno,  es el que por analogía nos hablaría de esas bestias y ganados ( segun indica el libro mencionado, que significaria aquel planeta que fuera el 3º regente de la triplicidad del signo en esa cúspide)

Saturno  lo vemos situado precisamente en la cúspide de esa casa, a 18º57 de Sagitario adquiriendo especial importancia su posición ahí porque está conjunto a la Luna, que se encuentra a 22º37 de Sagitario. Hay unos escasos 4º de orbe ( el orbe usado para Saturno es 9º y el usado para la Luna es 12º, la forma de aunar ambos orbes, en astrología clásica,  es sumándolos y dividiéndolos entre dos, por lo tanto en este caso tendríamos una orbe máxima de influencia a considerar de 10º30`).

Esta conjunción con la Luna es importante porque esa Luna es precisamente el regente de su ascendente en cáncer, ya que la Luna tiene su domicilio allí y le significa a él. Vemos  por tanto que esa Luna (el) está conjunta a Saturno (significador en este caso, por posicionarse en Sagitario y en cúspide de la casa 6, de los animales, entre otras acepciones).

Como primera aproximación, ver al regente de su ascendente en signo animal y de fuego ya nos sugiere algún tipo de vinculación con los animales.

Y ahora observamos su casa 10, que es el MC.  Esa casa nos habla de la profesión libremente escogida y la imagen social, y vemos que también cae en un signo de fuego como Aries, y a 03º20, siendo un signo también “animal”. (Aclaramos que los signos denominados animales son Aries, Tauro, Leo, Escorpio, Capricornio, Piscis  y 2º mitad de Sagitario.)

El otro punto a observar es si hay presencia de algún planeta (de los 7 clásicos) en la casa 10. Encontramos que ahí está Júpiter, precisamente el regente del signo de Sagitario, que es donde se encuentran la Luna y  Saturno, y por lo tanto, como denominamos en Astrología, es el dispositor de los mismos: “dispone” de los mismos para cumplir  con lo que tiene que hacer en la casa 10.  Decir simplemente que la posición del planeta Júpiter, que es benéfico por naturaleza en el MC de una natividad -de cualquier Natividad- ya puede ser indicativo de éxito, honores, privilegios o reconocimiento social, sobre todo si no recibe malos aspectos -como es el caso- teniendo en cuenta los planetas clásicos.  Y en el caso de Félix Rodríguez de la Fuente ya auguraba una profesión con reconocimiento social, vinculada, como hemos visto, al mundo de los animales, por esa conjunción de su regente con Saturno ubicado en la cúspide de la casa 6. 

Y ahora pasamos a analizar Marte y Venus. Esto es porque las causas principales  de todos los actos del ser humano son la cólera (pena) o el placer, por ello los principios y consecuencias de cada acción deben ser buscadas en las posiciones y aspectos de Marte y Venus (esto último extraído del libro de Georges Antares), por lo que estos planetas son los que nos impulsan a actuar según los deseos. Observamos que ambos planetas se encuentran en el signo de Acuario y además en el caso de Venus, este planeta esta conjunto a Mercurio (el intelecto, la palabra).  Acuario es un signo de Aire, mental, simboliza lo nuevo, lo que vibra, lo in-convencional, la libertad, todos aquellos movimientos que tienden al desarrollo de ideas nuevas, vanguardistas, el desprecio de los establecido, la independencia, la forma inesperada y brusca de actuar, la fraternidad, los sentimientos humanitarios.

Todas estas cualidades están muy presentes en su filosofía: era un transgresor, alguien que inculcó una nueva filosofía vital, en su caso  el llamado “ Humanismo Vitalista” . Fue un hombre que convivió con una manada de lobos, llegándose a erigir como líder de los mismos, es decir, para los lobos él era uno de ellos.

Y ahora hablemos de su voz, esa conjunción de Venus y Mercurio; es decir,  por un lado la atracción / belleza  simbolizada por el planeta Venus  y por otro lado la palabra, simbolizada por Mercurio, y habiendo entre ambos tan solo una distancia de apenas 2º de orbe.

Esta posición da ese magnetismo, belleza en cualquier forma de expresión artística o intelectual.   Y en su caso se reflejó en su forma de comunicar, de llegar con su voz al gran público.

Pero D. Félix se fue pronto, a sus 52 años recién cumplidos. Tratar este tema en Astrología me infunde mucho respeto, pero era ciertamente una tendencia en su carta. La Casa que simboliza la muerte de la natividad es la casa 8. Ahí nos encontramos, en la cúspide, a 11º31 de acuario, al planeta Marte, situado a 11º35, partil a la misma (partil significa en orbe inferior a 1º). Marte es por naturaleza un planeta maléfico, situado en casa 8, hacía presagiar un final brusco, además en el signo de Acuario, signo que simboliza también todo lo relativo a los transportes aéreos (avioneta). El regente moderno de Acuario, Urano, está situado en la cúspide de la casa 10, por lo que podríamos interpretar que su muerte podría ser una muerte pública (muerte del nativo en el MC, vista en Sociedad, y en el ejercicio de su profesión libremente escogida, que es lo que significa la casa 10). Observamos también que el regente de su ascendente, la Luna, él, recibe un mal aspecto del Sol, ubicado en Piscis, en un orbe de 90º (cuadratura, aspecto tenso) y ese Sol, significador de su vitalidad, estaba situada en la casa 9, la casa de los viajes al extranjero, entre otras acepciones.

Ahora, aplicando los atacires del astrólogo Tito Macia -en esto no soy ninguna experta- veremos la enorme sincronicidad que se produce el día de su muerte, usando los atacires que llevan a la muerte, que yo lo llamo, por mi naturaleza optimista y mi inclinación al libre albedrio, como atacires que nos llevan a una tendencia a la pérdida de vitalidad. 

Hacer atacir significa dirigir un planeta hacia una cúspide u otro planeta, utilizando una determinada clave, esto es todavía muy complicado para empezar pero decir tan sólo que los atacires que se usan (mediante los programas astrológicos, que facilitan mucho el trabajo) para este tema son el atacir del 13, el atacir del 45, (suicidios) atacir del 96 (situaciones extremas y muerte personal) y atacir de 156  (el reloj de todas las muertes).

En el caso de D. Félix Rodríguez de la Fuente, el atacir que podría representar mejor lo que le pasó sería el 96. Para ello aplicamos atacir en el programa astrológico Kepler 4, para la fecha concreta de 14 de marzo de 1980 (hoy que ya la sabemos) y nos encontramos con esta carta, siendo la rueda interior los planetas al nacimiento y la exterior los planetas dirigidos por el atacir del 96:

 

Lo que observamos aquí, por lo menos los que sean un poco versados en este tema, y que saben que para ver el momento de la muerte se suele observar entre otros al planeta Marte, la parte árabe llamada punto del infortunio, a veces Plutón, y sobre todo la cúspide del ascendente y del Mc (tanto la posición natal que tienen como la posición dirigida según la técnica usada) , considerando como válidos orbes de al menos de  2º como mucho, es:

  • Marte va a hacer  atacir a Neptuno natal.
  • El infortunio se acerca a Urano natal y al MC.
  • El punto del ascendente se acerca a Marte.

Se observa que todos las direcciones están a punto de producirse, por lo que entendemos que habría que rectificar la hora de nacimiento al menos unos 7 minutos, y puede ser que D.  Félix naciera a las 13:07 y se redondeara la fecha por aquella época, en ese caso, el gráfico que nos saldría sería:

  • El ascendente ya estaría a 2º de orbe de Marte.
  • El infortunio ya estaría a 1º de orbe de Urano.
  • Marte ya estaría a 1º de orbe de Neptuno natal.

Aclaro que sobre los atacires no ha practicado todavía mucho, pero si hay otras técnicas que he usado mucho nos llevan a lo mismo, por ejemplo las direcciones de arco solar (movimiento de todos los planetas a la velocidad del sol). En este caso la carta del día de su muerte es:

Observamos donde anda Marte, que se ha movido desde que nació de Acuario a Aries y que está justo donde el MC y Urano en su carta.  Esta dirección es muy significativa porque Marte, en natal en la cúspide de la casa 8, llega a un ángulo de la carta ( el MC, la cúspide de la casa 10) por direcciones de arco solar y además llega a Urano, que es el regente moderno de la casa 8 y otro significador de la muerte.  Y además la luna, regente de su ascendente, se ha movido hasta la casa 8 y está muy cerca de ese marte, (La luna era la primera vez que pasaba por ahí desde que nació). 

Reconozco que hablar sobre la muerte es un tema delicado en astrología, pero  todo el mundo sabe que eso nos ocurrirá a todos un día, que es inevitable, por mucho libre albedrío que tengamos para tomar decisiones, y  no hay olvidar que  hay un ritmo en la naturaleza del que formamos parte y que, queramos o no, no podemos eludir.  Si podemos, en cualquier caso, paliar, suavizar, detectar los momentos negativos  de nuestra existencia  y en consecuencia actuar para resolverlo de la mejor forma posible.  Y la astrología puede ser una herramienta muy útil para sacar lo mejor de cada momento de nuestra vida.

 

Lourdes Muñoz, Astro& Ideas