Meteorología: Aplicaciones prácticas de la Astrología

Una de las aplicaciones prácticas de la astrología es la predicción meteorológica, con la ventaja de que, a diferencia de las del hombre del tiempo, ésta se puede predecir con varios meses de diferencia.

En Astrología, hay una forma de detectar estas variaciones climáticas, así como la llegada de lluvia y precipitaciones o en caso contrario la llegada de mucho calor y ambiente seco, y es mediante las lunaciones (sizigias) y el ingreso del Sol en los 4 signos cardinales.

El método es el siguiente:

  • Levantar las cartas del ingreso del Sol en cada uno de los signos cardinales , es decir, la entrada en Aries ( primavera en hemisferio norte u otoño en el hemisferio sur)  entrada en Cáncer ( verano en hemisferio norte o invierno en hemisferio sur), entrada en libra ( otoño en el hemisferio norte o primavera en hemisferio sur) y entrada en capricornio ( invierno en hemisferio norte o verano en hemisferio sur)
  • Con cada una de esas cartas podremos determinar la temperatura que hará en cada estación del año de la localidad en que nos encontremos o que nos interese estudiar, es decir, una previsión para unos 3 meses.
  • Tras este prisma general, que influirá durante mas o menos 3 meses del año, observamos ahora la carta del mes, para ello nos basamos en el ciclo lunar, es decir, en el recorrido de la luna a lo largo del mes hasta volver a su punto de origen.
  • Fundamentalmente se estudian las lunas llenas y lunas Nuevas, es decir, quincenas, para determinar ese periodo de tiempo climático.
  • Con ese ciclo lunar, de duración de un mes, podremos determinar el tiempo que hará semana a semana teniendo en cuenta las 4 cartas que se levantan para el momento de la luna nueva ( 1º semana) momento de cuarto creciente ( 2ª semana ) momento de luna llena ( 3ª semana ) y momento de luna llena ( 4º semana )
  • Es importante observar sobre todo aquellas sicigias ( luna llena y luna nueva ) que se producen inmediatamente antes de la entrada del sol en los signos cardinales, que también indican como empezará la estación.

Algunas reglas / aforismos a tener en cuenta de forma general:

  • en la ciudad a observar, si vemos que la luna nueva o luna llena  cae en un ángulo de la carta (casa 1, 4,7 y 10) es señal de que se va a producir un cambio brusco de tiempo.
  • Hay que tener en cuenta la cualidad esencial de los planetas, por ejemplo, Júpiter , la luna y Venus son planetas húmedos de forma general, pero esa humedad será más o menos acusada dependiendo de los signos donde caigan, ya que no es lo mismo la humedad que puede dar Júpiter en Aries ( un signo de fuego, caliente y seco, que quema) a un Júpiter en Cáncer ( un signo de agua, frio y húmedo ) a un Júpiter en Géminis ( un signo de aire, caliente y húmedo) o finalmente un Júpiter en Capricornio ( signo de tierra, frio y seco) así mismo influirá como entran en contacto unos planetas con otros y los aspectos que se producen entre los mismos.
  • Los planetas retrógrados anuncian lluvias.
  • La luna en casa angular anuncia cambios bruscos climáticos,
  • Se ha de observar el signo que asciende, su cualidad, su planeta regente.
  • Igualmente hay que observar el planeta al que va a aspectar la Luna después de aspectar al Sol (es decir, después de la luna nueva, luna llena, cuarto menguante o cuarto creciente) ya que nos hablará del tiempo que se tendrá en breve.
  • El principal significador de truenos y relámpagos es Júpiter y el de rayos y tormentas es Marte, por eso si ambos están conjuntos o tensos, en oposición o cuadratura,  y además la Luna esta angular se juzgará mucha tormenta y aguaceros.
  • Marte angular sin aspectos a Venus da tiempo seco.
  • Saturno en el Ascendente sin aspecto a las luminarias da tiempo seco
  • Mercurio con Venus da aguas
  • Venus con la Luna en signo húmedo da aguas mansas
  • Conjunción de Venus con el Sol da lluvias

Ponemos ahora un ejemplo práctico, aunque también triste, el Verano de 1996 en España, hablamos concretamente del camping de Biescas (Huesca) donde se produjo una gran tormenta  que desató una riada en pleno verano (07/08/1996) y donde murieron 87 personas.  Veis aquí un enlace reciente que encontré de la noticia, que tuvo tambien mucha polémica para delimitar las responsabilidades.

http://redesdelmisterio.wordpress.com/2013/02/04/la-riada-de-la-muerte-camping-las-nieves-biescas/

Analizaremos el tiempo para este acontecimiento  desde la perspectiva astrológica :

1ª aproximación, la carta del ingreso del sol en cáncer, el  21/06/1996, a las 04:24 horas, para esa localidad

 

Esta carta como decimos, marca la tendencia climática para Huesca del 21 de junio de 1996 hasta el 22 de septiembre a las 22:01, momento que el Sol entra en libra.

  • Observamos un signo fijo en el ascendente, Tauro, signo frio y seco, con su regente Venus en estado retrógrado, anunciando ya un verano de lluvias para esa localidad ( recordemos que los planetas retrógrados traen lluvias) .  Y Venus, que es de cualidad fría y húmeda, está situado en el signo de Géminis, que es un signo de naturaleza caliente y húmeda, indicando humedad,  por tanto, nos está hablando de lluvias de una forma u otra, alternando el clima frio y el clima caliente según los momentos.
  • Además la luna aparece en casa angular, anunciando cambios bruscos de tiempo o no esperados en ese verano

Segunda aproximación, observación de la sicigia anterior al acontecimiento a estudiar, es decir, en este caso, dado que la luna estaba menguando el día de la tormenta, estudiaremos la luna llena previa al acontecimiento, esta es la carta, para el 30 de julio de 1996 a las 12:34 horas, carta que influirá hasta el 14 de agosto de 1996 a las 09:34 horas

 

De nuevo encontramos a la Luna angular, y al Sol (al ser luna llena) Ttambién angular, anunciando una quincena de fuerte cambio climático (hasta la próxima luna nueva) reafirmando la carta del verano en Huesca, indicando un cambio repentino en el clima.

En esta carta, la Luna, tras su oposición al sol, ( situada a 07º31 de acuario) el primer planeta al que aspectará es a Júpiter (con un semi-sextil) que se encuentra retrógrado en Capricornio (recordemos que los planetas retrógrados anuncian lluvias), siendo Júpiter un planeta caliente y húmedo y capricornio un signo frio y seco, todas estas cualidades juntas dan una quincena pasada por agua.  Ademas vemos que Júpiter tiene una oposición de Marte , otro aforismo de tormentas y aguaceros, aunque el orbe es de 6º, todavia falta algo para que sea mas latente.

 

Tercera aproximación, la semana  en que se engloba el acontecimiento a estudiar, el referido al 7 de agosto de 1996, ese día la luna estaba en géminis, es decir, estaba menguando y acercándose a la luna nueva con el Sol en el signo de leo, por tanto, buscamos la carta de esa localidad para el momento exacto en que se produjo el cuarto menguante, un poco antes, para el 06/08/1996 a las 07:25, esta es la carta:

 

Es decir, esta carta nos habla del tiempo que había en Biescas desde el 06/08/1996 a las 07:24 horas hasta el 14/08/1996 a las 09:34 horas.   Y por tanto esta es la  carta a estudiar, sin olvidar nunca las cartas previas, que nos dan la pauta de la estación y de la quincena, para ver lo que ocurrió al dia siguiente, en torno a las 19:00 horas, que tras unas primeras gotas de agua vino una tormenta con precipitaciones de 200-250 m y de tan solo 8 minutos de duración, suficientes para provocar una gran desgracia en el camping de veraneantes, junto con un alud de piedras.

Observamos a la Luna de nuevo angular, y el Sol muy cerca de la cúspide de la 1, anunciando un repentino cambio climático.  La cercanía a las cúspides ya nos puede hablar de la cercanía del cambio, a punto de producirse.

 La Luna vemos que está muy fuerte, en su signo de exaltación, y en un signo frio y seco, pero cuyo dispositor, Venus, ( regente de la Luna )  está a punto de cambiar de signo, pasar de Géminis a Cáncer, un signo de agua , frio y húmedo, y de mucha humedad, es decir, ya nos sugiere que para la entrada de Venus a Cáncer se podría desatar la lluvia.

El signo que asciende es Leo, un signo caliente y seco, por lo que estimo que ese día 6 de agosto estaba aparentemente caluroso, pero la Luna tras su cuadratura al Sol (el cuarto Menguante) el siguiente aspecto que hace es a  Neptuno, a 25º de capricornio y retrógrado (recordemos que los planetas retrógrados anuncian lluvias).  Neptuno se encuentra en un signo frio y seco, es decir, frio y lluvia, esto último por su condición de retrógrado y porque este planeta rige a Piscis, un signo de agua frio y húmedo.

Observamos, además una de las reglas anunciadas al principio, Júpiter tenso a Marte, en oposición ambos, en un orbe ya de menos de 2º, lo que anunciaba para esa semana la existencia de fuertes tormentas y aguaceros, lo que ya se dejaba asomar un poco para toda la quincena , en la 2º aproximación ( donde había un orbe de 6º)

Y, la naturaleza de la tragedia, tiene mucho que ver con Saturno en Aries tenso a Marte en Cáncer y a Júpiter en Capricornio, porque tras la riada, que fue una simple tormenta brusca y repentina, como ocurriría en un montón de sitios ese verano, un alud de piedras taponó el barranco. Es decir, todos esos planetas estaban esencialmente debilitados, (Saturno en caída, Júpiter en caída, y Marte en caída aunque en triplicidad) las piedras vinculan a Capricornio y el derrumbe a Aries, y la obstrucción del barranco es muy de esa configuración. Y además, el momento de la tormenta se desencadenó cuando el Ascendente de la carta del Cuarto Menguante llegó al Lugar de Júpiter en la carta de los tránsitos, activando esa gran T de desolación y esa tormenta.

Fuentes de estudio y consulta:

  • Libro XXV de Morín
  • Introducción al método astrológico usado para la predicción astrológica de Adela Ferrer y Jose Luis Pacual.

Lourdes Muñoz, 25 de Enero de 2014, Astro&Ideas.